Movistar TV: el exclusivo de MotoGP

movistar tv exclusivo del Moto GPLlevo unos días ya intentando digerir la noticia de que Movistar se haya hecho con los derechos de MotoGP para retransmitir el Campeonato del Mundo previo pago. No quería pronunciarme en caliente para no decir nada fuera de lugar pero ahora que han pasado dos semanas desde que nos encontramos con la sorpresa no es que se hayan mitigado mis ansias de muerte y destrucción.

Ya me parecía raro que fueran a limitarse a aparecer en el papel de patrocinadores de un equipo. Vale sí, puntero, pero en un entorno en el que la mayoría de sus rivales directos no están no tiene mucho sentido. Aquel encontronazo Sete Gibernau contra Valentino Rossi en la última curva de Cheste, clavadito al de Marc Márquez y Jorge Lorenzo en el mismo punto, son una de las últimas imágenes de Movistar en MotoGP. Ahora llegan comprando los derechos con la misma precipitación y contundencia que aquellos choques.

El punto de vista objetivo

Giancarlo Ciocca Montoya

Giancarlo Ciocca Montoya

Si analizamos la estrategia que ha seguido Movistar con la compra de los derechos con una perspectiva racional y ateniéndonos a principios económicos de libre mercado hay que reconocer que la jugada que ha hecho la Godzilla española de telecomunicaciones es impecable. Puede que sí, o puede que no, escucharon a esa masa ingente de aficionados que decían que preferirían pagar por una retransmisión de calidad antes de seguir a merced de Mediaset.

Incluso en la encuesta que hicimos aquí donde más de 3.000 personas votaron si estarían dispuestos a pagar y un 64% de los votantes se inclinaban por el sí. Bueno, al fin y al cabo somos una comunidad y en Motorpasión Moto nos damos cita una muestra bastante heterogénea y representativa de la legión de aficionados españoles al motociclismo. Así que en Movistar cuando se enteraron de que Mediaset perdía interés en retransmitir MotoGP les salía muy caro se pusieron manos a la obra.

Lo cierto es que Movistar lleva algún tiempo perdiendo clientes a pasos agigantados, casi tantos como sus dos rivales directas en el mercado de telefonía móvil, en beneficio de las compañías virtuales que ofertan unos precios mucho más razonables. Pero ese caso no es sólo en telefonía móvil, sino que tanto en televisión como en telefonía fija e internet Movistar representa una de las ofertas menos atractivas desde mi punto de vista.

Centrándonos en la oferta televisiva que es lo que nos ocupa en estos momentos tenemos a disposición de todos una TDT que ha quedado muy lejos de ser esa revolución que nos prometían que iba a ser. Después del apagón tecnológico en 2012 lo único que hemos ganado son un montón de canales repletos de reposiciones, programas de escaso contenido intelectual o recreativo, oradores con lentejuelas que hacen caja gracias a la ingenuidad de muchos y al consentimiento de pocos y tele-tiendas.

Pocas son las cadenas que emiten programas de calidad. En mi caso mi lista de favoritos está compuesta por seis canales, el resto me sobran. De hecho si alguien tomara la decisión de interferir en sus emisiones ni me enteraría. Así que buscando alternativas y contando con que ahora MotoGP sólo voy a poder verlo en Movistar tengo que desembolsar 60,38 eurillos al mes por un paquete en el que la única ventaja que voy a tener son las motos, el resto me da exactamente igual. Eso sí, en un año son 725 euros que la multinacional española se embolsa a mi costa.

Pero claro, también hay que tener en cuenta que en su día Telefónica era una compañía estatal, que pasó a manos privadas por obra y gracia de un precio de mercado irrisorio, mediante las dos ofertas públicas de acciones de los años 1995 y 1999. Irrisorio en comparación con el precio real de toda la infraestructura con la que contaba la empresa en aquel entonces tanto dentro como fuera de las fronteras españolas. Hemos de tener en cuenta que Telefónica ha estado muchos años subarrendando las instalaciones físicas de ADSL para otras compañías que construyó gracias a la aportación de todos los ciudadanos, incluso a día de hoy se sigue dando esa situación.

La capitalización ha traído, como en muchos otros casos de privatización, unas ansias de hacer caja llevadas al extremo, llegando incluso a solicitar en algún momento al papá Estado (recordemos, antiguo propietario de la sociedad) que ejerciera como protector de sus intereses. Un por el interés te quiero Andrés en toda regla motivado por una posición de privilegio que cuesta abandonar si estás acostumbrado a vivir en un monopolio.

En resumidas cuentas, que en el caso de los derechos de MotoGP a nivel de mercado estás convirtiendo un negocio cuyos únicos ingresos son los que se generan por publicidad en un negocio previo pago donde dudo profundamente que se abandone el caramelo que supone la emisión de anuncios durante las carreras. Independientemente, si volvemos al tema del precio, los 60,38 euros por suscribirte a Movistar TV suponen casi el doble, de lo que cuesta en el segundo país más caro, Reino Unido, donde el precio es de 37 euros.

Espera un momento, que si quieres también me apunto yo con la navaja mientras me hurgas en los bolsillos.

Así que para el que no sepa que es eso de la contabilidad creativa, que tenga en cuenta que a veces estamos pagando entre todos para que cuatro barrigas agradecidas se llenen los bolsillos. Primero quitándose trabajadores y, si hay suerte, contratando otros por menos dinero y segundo haciéndonos pagar un precio realmente excesivo por unos servicios a los que puede que nos hayamos malacostumbrado a tener gratis.

Mas informacion Aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: